Loading...

BLOG

DONDE HABLAMOS DE TRADING, BOLSA Y TEMAS ECONÓMICOS

COVID-19: EL MAYOR ENGAÑO Y DESASTRE ECONÓMICO DEL SIGLO XXI

La economía está destruida. Para la zona euro, el BCE predice una contracción económica del 8,7% en 2020 ( Fuente: BCE ) .

En el caso de Portugal, el Banco de Portugal estima que el PIB caerá un 8,7% ( Fuente: Banco de Portugal ); En el caso de España, se estima algo peor, ¡una caída del 11,6% !

Los países del sur de Europa están en mayor dificultad, dada su dependencia del turismo; sector de actividad gravemente afectado por la crisis de Covid-19.

Cada día se escucha la frase: «… la crisis provocada por la pandemia Covid-19.»

Nada más lejos de la verdad. Esta crisis fue causada por los confinamientos y restricciones a la libertad de los ciudadanos decretado por los gobiernos.

Desafortunadamente, la verdad es, una vez más, ignorada, dejándonos solo una mentira. El ministro de propaganda del nazismo, Joseph Goebbels, dijo: «… una mentira repetida una y mil veces se convierte en la verdad.»  

Los  datos recientes   publicados por el instituto europeo de estadística, Eurostat, demuestran una vez más que Covid-19 es simplemente el mayor engaño del siglo XXI. Si no, veamos.

Antes de analizar los datos, es importante actualizar el número de muertes por millón en cada país atribuido al virus Covid-19. En la figura 1, podemos ver que Bélgica es el peor caso del mundo.

Suecia, la cual no decretó el encarcelamiento de la población, es el quinto peor de los casos en el mundo, con 524 muertes por cada millón de habitantes.

Figura 1

Primero, el caso belga.

En la figura 2, podemos ver el número total de muertes menores de 70 años que ocurrieron en las semanas 45 a 52 (noviembre a diciembre) y 1 a 23 (enero a la primera semana de junio) durante varios períodos entre 2000 y 2020.

Figura 2

Es bastante evidente que no existe riesgo para este grupo de edad de la población, menor de 70 años, que consiste principalmente en niños y la población activa.

Como podemos ver en la Figura 2, la evolución en el número de muertes muestra una tendencia decreciente; ¡Sin embargo, el estado belga, como los otros estados, decidió decretar un confinamiento despótico!

¿Dónde está el problema?

En la población de 70 años o más.

De hecho, para el período 2019/2020 hubo un máximo histórico en Bélgica para el número de muertes para este grupo de edad.

Y entre el 3 de noviembre 2019 (comienzo de la semana 45) y el 6 de junio pasado 2020 (final de la Semana 23) 60 511 muertes registradas para la población con edades superiores a 70 años.

Figura 3

Para cotejar diferentes períodos, es importante, en primer lugar, tener en cuenta la evolución de la población con edad igual o superior a 70 años, sin el cual este análisis estaría incorrecto.

En la figura 4, podemos observar esta evolución. Entre 2000 y 2019, la población belga de más de 70 años aumentó un 30% de 1,2 millones a aproximadamente 1,6 millones.

Figura 4

Si se tiene en cuenta la tasa de mortalidad para este grupo de edad, dividiendo el número de muertes por la población, se pueden obtener conclusiones sorprendentes (ver Figura 5).

Figura 5

La tasa de mortalidad 2019/2020 está en valores perfectamente normales: ¡para el peor caso de Covid-19 en el mundo! 

En 2000/2001, 2001/2002, 2002/2003, 2004/2005 y 2014/2015 años con las mismas tasas de mortalidad o más altas, nadie ordenó la restricción o eliminación de las libertades individuales.

En conclusión, se trata de una patraña bien vendida, a través de la propagación del pánico y el miedo.

Ahora veamos el caso sueco, el chico malo de esta historia: ¡según la prensa!

Un gran número de países no permiten la entrada de suecos, incluidos sus vecinos escandinavos.

¡Cómo se atreven a no seguir al rebaño!

Veamos los números de la «gran tragedia» sueca.

En la figura 6, podemos ver el número de muertes totales que ocurrieron en Suecia durante las semanas 45 a 52 (noviembre a diciembre) y 1 a 25 (de enero a la tercera semana de junio) durante 20 períodos entre 2000 y 2020.

Figura 6

En 2004/2005, alguien lanzó este «circo de falsedades «, en el que ocurrió durante el mismo período, ¡un valor superior a las muertes 2019/2020, el año de la » pandemia» Covid-19!

Todos los días, la propaganda negativa sobre la tragedia sueca no se detiene. Pero la sorpresa no termina aquí.

Si consideramos la tasa de mortalidad solo para el grupo de edad con menos de 70 años, los datos son aún más sorprendentes: ¡el período 2019/2020 presenta la penúltima tasa de mortalidad más baja en los últimos 20 años!

Podemos ver este valor en la Figura 7.

Figura 7

Definitivamente estamos ante el mayor engaño de la historia; Nunca antes se había destruido la economía en nombre de algo que convive con la humanidad desde siempre: ¡la aparición de un virus!

¿Por qué razón estamos en presencia de una gran estafa? 

En el primer lugar, la desinformación absoluta de la población, con el único propósito de difundir pánico y miedo; afortunadamente comienzan a aparecer voces que arrojan la verdad ( fuente1 , fuente 2 ) sobre todo esto.

Al principio, las máscaras no eran necesarias, luego se volvieron obligatorias; Sin embargo, en ningún momento ningún estudio científico pareció demostrar su eficacia para prevenir la propagación del virus.

Ya en febrero de este año, la revista Forbes -uno de los medios de comunicación que colaboró en esta farsa- declaró que su uso no permitía ninguna protección, sólo evitaba infectar a los demás.

No pasará mucho tiempo antes de que este último mito también caiga.

Esta prensa del gran público, también afirma que la «pandemia» de Covid-19 tiene la tasa de mortalidad más alta en los últimos 100 años; como este artículo en el  Financial Times , donde dice: » Desde el comienzo de lo que se ha convertido en el peor virus pandémico del siglo …».

¡No tienen escrúpulos para difundir mentiras!

Basta con que estos señores consulten los datos de la pandemia de 1957 (gripe asiática) mencionada en nuestro blog, o la pandemia de 1968-1970 (gripe de Hong Kong), para demostrar que es un engaño; las tasas de mortalidad fueron mucho más altas que la actual «pandemia» de Covid-19 , incluso aceptando estadísticas oficiales sobre las «muertes» atribuidas a Covid-19 «.

En ese momento, nadie decretó el arresto domiciliario o el uso obligatorio de máscaras.

Utilizan un doble criterio sistemáticamente.

No se indignan por ciertas reuniones, siempre que pertenezcan a una determinada ideología o movimiento, o sean oficializadas por el poder gobernante; no ocurre lo mismo con las demás, deben merecer un fuerte castigo y ser objeto de reproches públicos, a través de horas y horas de debates sobre el tema, en los que participan una plétora de comentaristas «indignados» e histéricos.

El eclipse de los más desfavorecidos en las noticias.

No pueden enseñar a sus hijos en casa ni proporcionarles computadoras con conexión a Internet; y se ven obligados a utilizar transportes públicos hacinados, mientras que se invierten miles de millones en empresas de transporte aéreo en quiebra.

En ningún momento los medios informaron sobre la dramática situación de estas personas, que dependen de trabajos de «guerra», como cajas de supermercados, camareros, servicio público o construcción.

Para éstos: «Quédese en casa»; ¡no importa cómo aparezca la comida en el plato!

Estamos presenciando el encubrimiento de cualquier sugerencia que denuncie el disparate de los confinamientos.

Recientemente, un experto de  la Universidad de Stanford afirmaba que la tasa de mortalidad Covid-19 en la población menor de 45 años es prácticamente nula, obedeciendo la decisión de confinar a la población.

Sin cesar, la prensa difunde que nuestra salvación sólo será posible con la vacuna, ocultando que las pandemias anteriores se resolvieron principalmente mediante la inmunidad de grupo.

El único país que ha adoptado por dicho método, Suecia, es visto como el niño que se porta mal.

Nadie nos explica con rigor cuál es el método para clasificar una muerte atribuida a Covid-19.

Tal vez por esta razón, como en España o Suecia, el número de muertes relacionadas con otras patologías ha disminuido de manera sorprendente, ya que el número total de muertes para el período 2019/2020, en comparación con los períodos anteriores, se encuentra dentro de los valores normales.

¡Lo que importa es continuar inflando el pánico y el terror!

Esta es la misma prensa que genera indignación global basada en una  mentira  ( Fuente ), pero no comenta ni cubre situaciones similares ( situación 1situación 2situación 3situación 4 ), sin embargo, muy reales y lamentables.

Al mismo tiempo, promueven un motín que viola la ley y el orden.

Estamos hablando de la credibilidad de esta prensa. 

¿Ahora que nos espera?

Esta crisis está siendo utilizada para un nuevo ataque a la población, con el fin, de imponer una dictadura fiscal, restringir los derechos y libertades y obligar a la población a aceptar un control absoluto de sus vidas, terminando, a la vez con su privacidad.

Con la excusa del Covid-19 los Bancos Centrales imprimen dinero sin fin, en la práctica una confiscación de la propiedad privada, permitiendo en algunos casos nuevos máximos históricos para el mercado de valores, beneficiando sólo al 1% de la población y rescatando, una vez más, a un sistema financiero insolvente que actúa sobre la base de un sistema fraudulento: las reservas fraccionadas.

En la Figura 8, podemos ver que el dinero impreso por la Reserva Federal permitió que el DOW 30, uno de los principales índices bursátiles americanos, se recuperara rápidamente de una caída cercana al 40% entre el 12 de febrero y el 23 de marzo de este año.

El anuncio de la compra de deuda emitida por empresas por la Reserva Federal fue suficiente. ¡Actualmente, está solo al 11% de su máximo histórico, en medio de una recesión y desempleo sin precedentes!

Figura 8

En realidad, toda esta recuperación es un proceso inflacionario, resultado de la pérdida de poder adquisitivo del USD -una confiscación de los más desfavorecidos, los que tienen ingresos fijos y ningún activo financiero- porque el índice DOW 30, cuando cotiza en onzas de oro -todavía no se puede imprimir- está en tendencia bajista, rompiendo recientemente, una bandera en sentido descendente, como podemos ver en la figura 9.

Figura 9

Quienes logran protegerse de la inflación del banco central, mantienen su poder adquisitivo, de lo contrario, el valor de compra de sus ingresos queda devastado.

Todo esto, por supuesto, se publicita y se implementa en nombre de la lucha contra la crisis de la «pandemia» Covid-19.

Para ayudar a los más «débiles» de la sociedad, los que más sufrieron con la «pandemia» (nunca mencionan que sirve para comprar votos con el dinero de otros), ¡proponen un nuevo aumento de impuestos ( fuente 1fuente 2 ) !

Uno de estos días, al final de todo esto, entregaremos todo lo que producimos al estado y luego recibiremos cupones de consumo, de acuerdo con los dictados de la casta que nos gobierna, tal como ocurre en un régimen totalitario.

Para asegurarse de que lo saben todo, pero absolutamente todo, lo que producimos y poseemos, proponen un endurecimiento del «Big Brother». 

Por supuesto, este nuevo ataque a nuestra privacidad se lleva a cabo en nombre de la pomposa lucha contra el blanqueo de dinero o la financiación del terrorismo (proyecto de ley), ocultando el hecho de que sólo sirve para hacernos absolutamente indefensos contra la voracidad fiscal de los estados. De lo contrario, veamos.

Con la aprobación del proyecto de ley 16 / XIV / 1ª, como siempre, emanado de la dictadura de Bruselas, los bancos comerciales estarán obligados a informar a las autoridades sobre los propietarios de las cajas fuertes y quienes las visitan: la hora, el día y quién.

Si las visitas son frecuentes, el cliente debe clasificarse como delincuente.

En el próximo proyecto de ley, seguramente exigirán saber qué hay en la caja fuerte: ¡faltaría más!

Con la aprobación de la ley propuesta 16 / XIV / 1ª, el comercio y la custodia de monedas virtuales, el Bitcoin, por ejemplo, se convertirán en actividades reguladas, con el único propósito de conocer las billeteras virtuales y los movimientos de los ciudadanos con este tipo de activos.

Ya podemos imaginar el camino que toma el asunto, la posible ilegalización de este negocio o estar sujeto al libre albedrío de un esbirro.

Para asegurarse de que pronto no podremos retirar nuestro dinero de los bancos o conocer todas nuestras transacciones (comidas, viajes, libros comprados…), acabando con nuestra privacidad de una vez por todas, se están preparando para eliminar el dinero físico (fuente1; fuente2).

Además de haber determinado el final de cualquier actividad esencial para cualquier ser humano (salir a la discoteca, ir a un bar …), cómo socializar, hablar, conocer, en particular todo lo que es el contacto humano, cada día proponen medidas que restringen nuestras libertades individuales: uso obligatorio de mascarillas, distanciamiento social y  control en los aeropuertos.

En el futuro, ya podemos adivinar cómo terminará. Al subir a un avión: ¿tiene las vacunas al día? ¿Hiciste el test del Covid-19? 

Al amparo de la crisis de Covid-19, ahora están optando por nacionalizar las empresas en quiebra, obviamente con nuestro dinero, sobre la base de que es una empresa «estratégica» – ¡quién sabe lo que significa! – distorsionando completamente las reglas de un mercado libre: ¡quien falla se va a la quiebra!

Es diferente para estos caballeros: los beneficios son privados y las pérdidas son socializadas por los contribuyentes. Por qué emprender o innovar, lo importante es tener contactos que aseguren la salvación en tiempos de aprieto.

En la Edad Media, los sirvientes le pagaban al señor  1/3 de lo que producían ; hoy, un sirviente seguramente sería un evasor de impuestos peligroso.

Con la crisis de Covid-19, nos estamos preparando para transformarnos en simples esclavos: ¡del estado y del sistema bancario!