Loading...

BLOG

DONDE HABLAMOS DE TRADING, BOLSA Y TEMAS ECONÓMICOS

CRISIS DE COVID-19: MULTIMILLONARIOS PIDEN UN NUEVO AUMENTO DE IMPUESTOS…

Recientemente, en una carta firmada por multimillonarios de varias partes del mundo, en la que la gran mayoría son estadounidenses, dirigida a los ciudadanos del mundo una actitud, como mínimo, perversa- éstos solicitan a los gobiernos que «… aumenten sus impuestos».

“Inmediatamente. Sustancialmente. Permanentemente «.

Según los firmantes de la carta, este conmovedor llamamiento a una brutal subida de impuestos resulta de la «preocupación extrema» que sienten por los mortales comunes que habitan este planeta; que se acentuó frente a la crisis de la «pandemia» de Covid-19, que asoló a la humanidad (¡en muchos casos, presentó menos muertes que una simple gripe!)

Según ellos, esta crisis no se resuelve con caridad; la solución radicaría en la capacidad de obtener ingresos fiscales, con el propósito de aplicarlos correctamente: entre múltiples aplicaciones, sugieren invertir en los sistemas de salud y la red escolar: la educación y la salud siempre son buenas.

Esta carta termina con la expresión grandilocuente: «¡La humanidad es más importante que nuestro dinero»!

¿Deberíamos llorar o reír? ¿Qué razones hay detrás de este conmovedor llamamiento para más impuestos? ¡Al mejor estilo de Robin Hood!

Entre los firmantes se encuentran descendientes de los principales empresarios estadounidenses, como Abigail Disney, la sobrina nieta de Walt Disney.

Hace unos meses, el problema que afectaba a estas almas era la desigualdad social.

Ahora, con la «pandemia» Covid-19, el llamamiento a un mayor saqueo fiscal es más abrumador: ¡los estados necesitan más recursos para combatir precisamente la crisis que ellos mismos crearon!

Este distinguido grupo de personas conspicuas deberían darnos algunas explicaciones sobre la evolución reciente de las cuentas públicas en varios estados, en particular el estado federal norteamericano.

Desde principios de este año, como podemos ver en la Figura 1, hasta principios de julio, la deuda pública aumentó en más de 3 billones de USD, aproximadamente, el equivalente a 16 veces el PIB portugués, ¡o entre 3 y 4 veces el PIB español!

Figura 1

Entre 2000 y julio de este año, la deuda pública estadounidense está creciendo a una tasa del 8,1% anual (366% entre 2000 y julio de 2020).

¡Durante el mismo período, en términos nominales, el PIB estadounidense creció solo un 3,7% por año (106% entre 2000 y 2019)!

Estamos obligados a hacer las siguientes preguntas:

  • Con esta cantidad infinita de recursos, astronómica y mucho más alta que la tasa de crecimiento del PIB, ¿por qué los gobiernos no construyeron la infraestructura necesaria, como hospitales o escuelas, durante los últimos 20 años?
  • ¿Quién garantiza que a partir de ahora será diferente?

Lo que parece obvio es que estas cartas sublimes, con llamamientos conmovedores, nunca mencionan el banco central de los Estados Unidos, la Reserva Federal y su política monetaria.

  • ¿Tienen la intención de ocultar que esta institución es el principal promotor de la desigualdad social?
  • ¿Quieren ocultar que estamos presenciando una confiscación de las clases más desfavorecidas en favor de un grupo muy pequeño de multimillonarios sin precedentes?

Como podemos ver en la Figura 2, desde que el banco central de los Estados Unidos inició una política monetaria de tasas de interés del 0%, o cercanas a este valor, llevando a cabo un estímulo monetario continuo, siempre en aumento, en el que este último siempre multiplica por mucho el anterior, el porcentaje de riqueza que poseen los más ricos de los Estados Unidos no deja de aumentar.

Figura 2

En 1980, la riqueza del 5% más rico representaba aproximadamente el 14% de la riqueza total en los Estados Unidos; actualmente es de alrededor del 22%; ¡Un crecimiento de 8 puntos porcentuales en 40 años!

El 5% más rico son aquellos que tienen una gran parte de su riqueza en activos financieros, como acciones y bonos.

¿Cómo funciona este proceso?

Podemos analizar lo que sucedió desde la última crisis financiera; Todos recordamos la quiebra del banco de inversión estadounidense, Lehman Brothers, en septiembre de 2008.

La Reserva Federal de América del Norte decidió que el dinero sería gratuito y estaría disponible en cantidades astronómicas, como resultado de programas de estímulo monetario sin precedentes.

Su balance aumentó 6 billones de dólares (10 ^ 12 dólares) entre finales de 2007 y julio de 2020, una cifra que representa el 30% del PIB de América del Norte.

De esta manera, los mercados financieros dejaron de existir: ahora tenemos una planificación central. Los precios deben evolucionar de acuerdo con los deseos de los comisionados soviéticos.

La tasa de interés, en la práctica un precio, debe reflejar la demanda y la oferta de ahorro de todos los agentes económicos: empresas, particulares e instituciones financieras.

Actualmente, esto ya no existe. Estos señores decidieron que el dinero es ahora gratis o subsidiado.

En muchos países, las tasas de interés negativas son una realidad.

¡El que pide crédito recibe intereses! Un nuevo mundo.

¿Qué va a hacer la administración de una empresa en este nuevo mundo? Solicitar crédito, obviamente.

Pero no va a ser utilizado para construir fábricas o realizar inversiones, será utilizado para comprar acciones propias (el llamado buy – backs), con el fin de elevar el precio de las acciones en bolsa y permitir enormes primas para los directivos y ganancias de capital para los accionistas.

Entonces, recapitulemos.

En el nuevo mundo, el estado, a través de su banco central, emite dinero desde el aire, un fraude e incautación de la propiedad privada, para generar un proceso de enriquecimiento artificial de los titulares de activos financieros.

Este proceso no requiere la producción de más bienes y servicios para la economía, sólo la inyección de «dinero falso». En conclusión, una confiscación de los más pobres a favor de multimillonarios.

¿Cómo podemos verificar esta conclusión?

El caso de la compañía Apple es un buen ejemplo. Esta compañía tiene un gran programa para comprar sus propias acciones (Buyback) y una parte importante de su capital está en manos de este «amigo de los pobres», Warren Buffett, quien desde hace unos años exaspera por más impuestos, pidiendo permanentemente en entrevistas que le hagan tributar más, ¡por favor!

Figura 3

Como podemos ver en la Figura 3, los resultados operativos anuales de Apple se han estancado desde 2015, donde alcanzaron un máximo histórico, alrededor de 71 mil millones de USD.

Entre 2010 y 2019, aumentaron un 250%, mientras que el precio de las acciones aumentó más de 1300%, ¡entre 2010 y julio de 2020!

Los accionistas y gestores de Apple están seguramente agradecidos a la Reserva Federal.

Hace solo unas semanas, Warren Buffett se regocijó por las medidas tomadas por esta entidad, diciendo: «… tomó medidas sin precedentes para mantener estable la economía de Estados Unidos frente a la crisis COVID-19 «.

Claro que sí: el valor de mis acciones debe permanecer estable, ¡no arruine mi cartera de activos financieros, por favor!

El concubinato entre los multimillonarios estadounidenses y la Reserva Federal (FED), el banco central de EE. UU, se hace evidente cuando vemos la evolución del balance del banco central y los puntos del principal índice bursátil de EE. UU: el S&P 500.

En la Figura 4, podemos observar esta evolución.

Figura 4

En el momento en que finalmente tuvo lugar una corrección significativa del mercado, a finales de febrero de este año, sin duda causó una molestia para los multimillonarios estadounidenses, como resultado de la «pandemia» Covid-19, la FED, en unos meses, aumentó su saldo en 3 billones de USD, de 4 para 7 aproximadamente.

¡Inmediatamente, el índice S&P se recuperó en una «V», ¡subiendo de 2200 a más de 3000 puntos!

Muchos dijeron que algo similar iba a suceder con la economía real.

En este sentido, un conocido líder político incluso afirmó que la economía era algo similar a un interruptor de luz en nuestros hogares. Para protegernos del virus Covid-19, se apagó, cuando pasó, se volvió a encender … ¡sin palabras!

¿Qué pasa con las obligaciones o bonos?

¿Qué sucede con su precio cuando estos comisionados soviéticos deciden comprarlos emitiendo dinero desde el aire?

Evidentemente: ¡su precio sube! ¿Quién gana?

Una vez más, los multimillonarios que poseen estos activos financieros.

Para ilustrarlo, podemos ver la Figura 5, que muestra la evolución de la tasa de interés implícita en los bonos griegos con vencimiento a 10 años.

En el momento de la crisis de la deuda soberana europea, la tasa de interés era del 40%, lo que en la práctica indicaba la quiebra del estado griego.

Luego vino el Mesías: Mario Draghi, el hombre con la máquina de imprimir dinero.

Figura 5

Aplicó sus dotes de ilusionismo, comprando estos bonos con su máquina de hacer dinero- si yo o el lector hacemos lo mismo, nuestro destino es la cárcel- y el precio subió en más del 1 000%, de aproximadamente 30 a 350; Al mismo tiempo, la tasa de interés se movió a 0%. ¡Un genio!

Después de demostrar que estos llamamientos cruciales para más impuestos son pura hipocresía, ahora surge la pregunta: ¿qué quieren estos multimillonarios?

El mantenimiento de un banco central depredador para pequeños ahorros y el mantenimiento de una máquina fiscal implacable, extorsionando cada céntimo de los plebeyos; al mismo tiempo, lavan sus almas con estos grandilocuentes llamamientos dirigidos a los ciudadanos del mundo.

Cuando necesitan dinero, venden una pequeña fracción de sus acciones, obviamente pagan las ganancias de capital correspondientes, y pueden vivir en paz durante muchos años; Al mismo tiempo, el banco central garantiza que su cartera de activos financieros se valore constantemente y está muy por encima de la inflación.

La fiscalidad que desean, mucho peor que la se aplicaba a un sirviente en la Edad Media, garantiza que cualquier pequeño empresario que desee expandirse o competir con compañías establecidas, de las cuales son accionistas, muera al nacer, dado que cualquier beneficio que pueda reinvertir son absorbidos por la máquina fiscal.

De esta forma, se elimina la competencia.

Además, para implementar una carga tributaria tan alta, es necesario establecer un auténtico big brother sobre las personas, ya que es natural que las personas emprendedoras intenten evitar, por todos los medios, el desperdicio del producto de su trabajo.

Todavía están sorprendidos de que florezcan los offshores cuando tienen la intención de gravar a los ciudadanos al 70 y 80% (seguridad social para el empleador, seguridad social para el empleado, IRPF, impuesto de sociedades, IVA …), ¡directa e indirectamente!

Estimado lector, estos valores ya existen para un simple trabajador que recibe solo 1000 euros al mes. Cuando un ladrón aparece en tu casa, intentas defenderte: ¿verdad?

En este sentido, se entienden las interminables directivas europeas para combatir el terrorismo (sic), el tráfico de armas de destrucción masiva (sic) y el blanqueo de capitales, un eufemismo para disfrazar su verdadero objetivo: no permitir que la gente común escape de la confiscación.

Quieren eliminar el dinero físico, quieren controlar las criptomonedas, quieren controlar las visitas a las cajas de seguridad bancarias, quieren convertir los bancos en simples oficinas fiscales (algo que prácticamente se ha logrado) y una extensión de la policía … Ese es el camino.

Esta dirección será un desastre a medio plazo para la economía.

La incautación de ingresos y ganancias no permite que se generen ahorros, lo cual es indispensable para la acumulación de capital.

Sin acumulación de capital, la productividad y los ingresos no subirán; Tal proceso sólo conduce a la miseria y la desesperación.

Es interesante que estos multimillonarios pidan inversiones en tres áreas, dos de las cuales ya hemos mencionado, salud y educación, la tercera es la seguridad. La confiscación de los plebeyos servirá para protegerlos de la ira de ellos mismos.

En conclusión, creo que deberíamos responderles de la siguiente manera: si la riqueza y los ingresos que tienen les atormentan tanto, la solución es simple: haz una donación al estado estadounidense: ¡aquí!

Será como ir al confesionario de la Iglesia Católica, después de esta donación, este tipo de frustraciones, que tanto los aflige- de tipo, por favor, hacernos tributar más- seguramente desaparecerán, evitando que entren en la desesperación existencial.

Esto es ciertamente algo que no queremos.