Loading...

BLOG

DONDE HABLAMOS DE TRADING, BOLSA Y TEMAS ECONÓMICOS

INVERTIR EN BOLSA CON FORMÁCIONES GRÁFICA

A lo largo de la historia de las bolsas de valores, el análisis gráfico siempre ha fascinado a los inversores.

Durante décadas, desde la aparición de los mercados financieros, muchos se han dedicado a analizar formaciones, llegando a la conclusión de que ciertas formaciones gráficas, es decir, figuras, se repiten.

Se había encontrado la esencia del análisis técnico: la evolución de los precios tiende a seguir patrones que se repiten. De esta manera, es posible anticipar con mayor certeza la evolución futura de un determinado precio, aquello que un especulador más desea saber.

En realidad, es un juego de probabilidades.

La existencia de una formación particular indica que la evolución del precio en una determinada dirección tiene una alta probabilidad. Quienes utilizan el análisis técnico buscan abrir posiciones con una alta probabilidad de éxito.

Las formaciones gráficas, junto con la detección de soportes y resistencias, son la base del análisis técnico.

Hay múltiples formaciones gráficas. En este artículo, hablaremos brevemente sobre 5 formaciones gráficas esenciales para aquellos que desean comenzar como analistas técnicos.

  • Hombro-cabeza-hombro;
  • Triángulo;
  • Bandera;
  • Doble techo;
  • Cuña.

Por tanto, comencemos nuestro artículo con la formación gráfica más conocida del público en general: el hombro-cabeza-hombro. Podemos ver un ejemplo en la Figura 1.

Es una formación gráfica que alerta sobre el posible final de una tendencia alcista.

En otras palabras, hay una subida constante en el precio, con mínimos y máximos crecientes, y hay un hombro-cabeza-hombro, seguido de una ruptura de la línea clavicular o línea del cuello, formada por los puntos dos, cuatro y seis en la Figura 1.

En el momento en que se completa la formación, seguido de una ruptura en la línea clavicular, es muy probable que la tendencia alcista termine.

La evolución del volumen es otro aspecto a tener en cuenta. A medida que se completan los puntos de la formación gráfica, puntos de uno a cinco de la Figura 1, el volumen de negociación debe registrar una tendencia bajista; sin embargo, en el momento de romper la línea del cuello, punto seis de la Figura 1, se espera que el volumen aumente considerablemente.

El hombro derecho de la formación, es decir, el segundo hombro, no debe superar el hombro izquierdo de la formación; en el peor de los casos, podrá igualar, pero nunca superar.

Para determinar el objetivo de esta formación, se utiliza la distancia entre la línea clavicular y la cabeza de la formación, medida desde el punto de ruptura, el punto 6 de la Figura 1.

Finalmente, es importante advertir al lector que a menudo ocurre lo que se llama un «Pull Back», donde el precio rompe la línea del cuello hacia arriba nuevamente.

En el momento en que el precio vuelve a romper la línea clavicular, esta formación se confirma definitivamente, lo que aumenta sustancialmente su probabilidad de éxito, una reversión de la tendencia alcista dominante.

El triángulo es la segunda formación gráfica que analizaremos.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que hay tres tipos de triángulos:

  • El triángulo simétrico;
  • El ascendente;
  • El descendente.

Podemos ver ejemplos en la Figura 2.

En todos los casos, el triángulo es una formación gráfica de continuación de la tendencia existente.

En el caso del triángulo simétrico podemos tener dos casos. En el primer caso, debería haber una tendencia alcista previa, ocurriendo una ruptura de la formación gráfica en la línea de resistencia. Lo contrario sucederá, en el caso de una tendencia bajista previa, en la cual la ruptura debería ocurrir en la línea de soporte, como podemos ver en la Figura 2.

Con respecto al triángulo ascendente, debería haber una tendencia alcista previa; la línea de resistencia debe ser horizontal, mientras que la línea de soporte debe ser ascendente.

En el caso del triángulo descendente, ocurre precisamente lo contrario del triángulo ascendente: una tendencia bajista previa, una línea de soporte horizontal y una ruptura de la línea de soporte.

La tercera formación gráfica es la bandera. Al igual que el triángulo, también confirma la continuación de una cierta tendencia, ya sea hacia arriba o hacia abajo.

En la Figura 3, podemos ver el ejemplo de una bandera que ocurre en una tendencia alcista; sin embargo, puede ocurrir en una tendencia ascendente o descendente.

En el ejemplo de la Figura 3, hay una tendencia alcista anterior, marcada como «movimiento anterior». La bandera está formada por dos líneas de tendencia paralelas, obtenidas de los puntos de reversión: en la Figura 3, en nuestro ejemplo, tenemos cuatro puntos de reversión; sin embargo, puede haber más.

Durante la formación de la bandera, el precio debe evolucionar en la dirección opuesta a la tendencia dominante, en el ejemplo, una tendencia alcista; y la ruptura debe ocurrir en la línea de resistencia, en el caso de una tendencia alcista dominante, o en la línea de soporte, en el caso de una tendencia bajista dominante.

Por lo tanto, la bandera consiste en una corrección de precios, es decir, la evolución de los precios en el momento de la corrección es contraria a la tendencia dominante. El volumen también debe mostrar una tendencia bajista, pero en el momento de la ruptura, debe registrar un aumento sustancial, tal como se ilustra en la Figura 3.

Para determinar el objetivo, se utiliza la distancia vertical del “swing” o movimiento anterior a la formación de la bandera y se aplica desde el punto de ruptura, en la Figura 3, llamado «Break-out de la formación».

El doble techo es nuestra cuarta formación gráfica.

A diferencia del triángulo y la bandera, esta es una figura que indica la reversión de la tendencia dominante, como en la primera formación gráfica de este artículo: el hombro-cabeza-hombro.

En la Figura 4, ilustramos esta formación gráfica.

La línea de tendencia debe respetarse hasta el segundo techo, es decir, el punto 3 de la Figura 4 debe estar por encima de esta línea.

Después de la ruptura, la nueva línea de resistencia, que era un soporte antes de la ruptura, podría perforarse nuevamente; siendo algo perfectamente normal, lo que llamamos un «pull back».

El volumen de negociación entre el primer mínimo, punto 2 en la Figura 4, y el segundo techo, punto 3 en la Figura 4, será descendente, con un aumento sustancial en el volumen en el momento de la ruptura.

El objetivo se determina desde el punto de ruptura, utilizando la distancia entre el primer mínimo, el punto 2 de la Figura, y la línea horizontal formada por los dos techos.

Para concluir este artículo, detallaremos la formación gráfica Cuña: la quinta figura.

En la Figura 5, podemos encontrar un ejemplo.

La cuña es una formación gráfica de continuación de tendencia. Como en las formaciones gráficas anteriores, debería haber una disminución en el volumen durante su formación y un aumento notable en el momento de la ruptura.

Esta formación requiere un mínimo de cuatro puntos de reversión. Puede haber más, pero debe haber al menos cuatro.

El objetivo debe determinarse a partir de la distancia vertical entre el primer punto de reversión y la línea horizontal que pasa a través del vértice.

De esta manera, terminamos nuestra exposición de cinco formaciones gráficas; sin embargo, hay muchos más detalles que quedaron por esclarecer.

Si el lector está interesado en invertir con éxito en la bolsa, utilizando el análisis técnico, no dude en contactarnos y conocer nuestro programa de formación: estas y otras formaciones gráficas le serán explicadas en detalle, aumentando sus posibilidades de éxito.